Has venido a ser feliz, ¡no te entretengas!

Y tú, ¿a qué has venido a la vida?

No me digas que a ganártela, porque la vida no se gana. La vida ya se tiene, uno se la merece y la disfruta desde este mismo momento.

Estoy cansada de ir encontrándome con caras mustias, con quejas, con conformismo. Que sí, que la vida tiene su parte oscura, no todo son alegrías pero tú tienes el inmenso poder de decidir cómo la afrontas. Como la vives.

En el momento en el que cambias la mirada, todo se torna de otro color y te aseguro que todo se vuelve a tu favor, porque ves oportunidad donde antes sólo veías fracaso.

¿te sientes merecedor de vivirla al máximo?

Yo sí. y tú deberías.

Eres un ser ÚNICO, NADIE ES IGUAL A TI. Así que hónrate y ámate fuerte, agradece tu existencia. Dedícate en cuerpo y alma a aquello que te hace diferente, sin temor.

Olvídate de todas las etiquetas que te pusieron, de todo lo que te dijeron que debías ser y envuélvete en aquello que amas. ¿qué más dará lo que digan u opinen los demás? Sólo importa lo que sientes cuando dedicas tu tiempo a aquello que el corazón te pide. Eleva tu frecuencia hasta los topes.

Contempla los pequeños milagros de la vida. Agradece aquello que tienes, aquello que eres. Eres una persona valiosa, con una esencia preciosa y definitivamente, MERECES LA VIDA. No la temas, ámala con sus luces y sombras y todo cuánto deseas llegará a ti.

Te lo prometo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *